Expropiar no es la solución del problema habitacional