Toda política educativa debe partir de un diagnóstico serio